sábado, 3 de diciembre de 2016

Llegan a este partido con una ventaja mínima

Este sábado tres de diciembre en el Estadio Universitario, se va a jugar la vuelta de la semifinal entre Tigres y León. Los regios llegan a este partido con una ventaja mínima, mas la que puede ser suficiente para meterse de nueva cuenta a la enorme final del futbol mexicano.

Es bien sabido que el futbol mexicano no tiene memoria, y la última víctima de esta enfermedad crónica fue André-Pierre Gignac, el máximo astro de la Liga MX. Durante la época se le criticó por estar fuera de forma, de estar mentalmente en otro lugar, mas se llegaron los partidos esenciales y quedó claro que la lengua francesa es el mejor jugador que milita en este país. Con un tanto magnífico, con recorte y definición impecable incluida, le dio el triunfo a su equipo en el Nou Camp el miércoles. Aunque los regios pudieron haber ganado con una diferencia de tantos más extensa, la victoria basta para ponerlos a noventa minutos de la final. No todo está ganado evidentemente, mas los alumnos del “Tuca” pisaron el acelerador a tiempo.

Por su lado, los esmeraldas no escatimaron en esmero y también hicieron lo suyo para sacar ventaja de su localía, mas pese al ímpetu que le pusieron a la misión se fueron con las manos vacías. Mas eso no desea decir que no estuvieron cerca, puesto que les anularon un tanto que había hecho reventar el inmueble guanajuatense.

Después del tanto de Gignac los panzas verdes no tuvieron contestación, ya lo habían dejado todo, e inclusive se salvaron de no perder por más tantos merced a que los nórdicos no pudieron rematar en dos contra golpes. El escenario para los alumnos de Torrente no es tan complicado en lo matemático. Cualquier triunfo con 2 o bien tantos o bien más por parte de ellos los mete en la final, se afirma simple, mas tampoco es imposible.